Langosta roja, el bocado más especial de Ibiza

En la restauración de Ibiza no existe un crustáceo más reconocido y valorado que la langosta roja (Palinurus Elephas) que se cría en nuestra costa. En Es Torrent la preparamos de diversas formas porque su carne tersa y de sabor concentrado admite múltiples elaboraciones: en caldereta, flambeada, a la plancha, salteada con ajo y guindilla. Algunos clientes incluso nos piden que la acompañemos de unos huevos fritos, preparados en el mismo aceite de la fritura. Es, sin duda, la verdadera reina de los grandes mariscos de la isla y la que alcanza las mayores cotizaciones en la lonja y en el mercado.

En Es Torrent la conservamos en nuestros viveros, donde se mantiene en perfecto estado, ya que la veda se suele abrir sólo de mayo a finales de agosto. En el pasado verano se capturaron en la isla unos 3.500 kilos, lo que aclara la razón de que su precio sea tan elevado. Tanto la alimentación como el hábitat que disfruta en la isla le confieren unas características y sabor únicos y una textura insólita, que la han hecho merecedora de llevar un etiquetado especial bajo la marca Sabors d’Eivissa. Esta marca de garantía la diferencia de las que se atrapan en otros entornos mediterráneos y del mundo.

La langosta pitiusa tiene buen tamaño –alcanza hasta 60 centímetros– y destaca por su caparazón robusto y erizado, con fuertes espinas. Su cuerpo está formado por tres zonas: un cefalotórax ancho y robusto, un abdomen amplio y musculoso y una fuerte nadadera caudal. El abdomen y los apéndices o «patas» caminadoras son las partes comestibles.

p1630369

Las langostas pitiusas viven en zonas de algas, donde se alimentan de restos orgánicos, aunque también capturan gusanos, moluscos y crustáceos pequeños. Es en verano cuando se acercan a la costa para reproducirse. Sus huevas son del color del coral. Las hembras las transportan bajo el abdomen en un número que puede alcanzar el medio millón y los incuban durante un periodo que oscila entre 18 y 70 días. Sin embargo, sólo 1 ó 2 de estos huevos llegan a hacerse adultos. La madurez sexual la alcanzan las hembras cuando tienen de 10 a 12 centímetros de longitud y unos 3 años de edad. Los machos maduran un poco después. Su tamaño máximo lo alcanzan alrededor de los 20 años de vida.

Una veintena de barcas de Ibiza se dedican en exclusiva a la captura de la langosta cuando se abre la veda. Las pescan con unas trampas denominadas nasas, hechas con tiras de madera o de mimbre, y en cuyo interior se colocan trozos de pescado y otros productos como cebo. Comerla es toda una experiencia que al menos hay que disfrutar una vez en la vida. Bon profit!

dsc_4138

No Comments

Post A Comment