Es Torrent estrena un nuevo sistema de reservas online

En el restaurante Es Torrent hemos puesto en marcha, a través de esta página web, un nuevo sistema de reservas online que permite a nuestros comensales pedir mesa con un horario preestablecido. La herramienta está abierta a peticiones para hasta 20 comensales y, en el caso de grupos mayores, hay que realizar el mismo procedimiento de siempre; es decir, escribir un correo electrónico a [email protected]. En el caso de reservas entre las 15,30 y las 17,30 horas, hay que llamar por teléfono al +34 971 80 21 60.

Cabe recordar también que durante los meses más intensos del verano; es decir, junio, julio y agosto, nuestro restaurante abrirá sus puertas los siete días de la semana, en lugar de cerrar los miércoles, como hacemos los dos meses del principio y del final de la temporada. El horario de cocina es de 13 a 22 horas.

Como siempre, nuestra carta incluye los platos más emblemáticos que han salido de nuestra cocina a lo largo de todos estos años, como ‘bullit de peix’ con arroz a banda, pescados al horno, langosta con huevos fritos, arroces y fideuás, entre otros. En todo caso, los platos y las cartas pueden consultarse en nuestra página web, en el apartado El Festín.

La playa se encuentra en un estado óptimo y el mar se mantiene con la transparencia habitual, proporcionando un escenario magnifico para disfrutar de una jornada protagonizada por el paisaje y la gastronomía.

Esta temporada se cumple el 38 aniversario de nuestro restaurante, que nació en el verano de 1986, en lo que entonces era una orilla completamente aislada y desconocida, que pasaba desapercibida para los turistas y los propios residentes.

La primera plantilla la componían un cocinero, un camarero tras la barra y Xico Sala, que atendía una docena de mesas en la terraza. Entonces estaban mucho más cerca del agua, en la actual zona de balneario. En la carta, pescados al horno, arroces e incluso carnes. Al acabar la temporada, el kiosco se desmontaba por completo. Uno de los grandes retos de entonces era obtener pescado fresco y Xico no tenía otra alternativa que presentarse en el mercado a las seis de la madrugada, para ser el primero en llegar, ya que los pescaderos enseguida guardaban el género para los restauradores veteranos.

Ocho años después, se pudo construir el actual restaurante en unos terrenos adquiridos junto a la playa, pero nadie quiso olvidar el viejo kiosco. La solución fue integrar la barra y la cámara frigorífica en el interior del local, donde todavía permanecen. De las tres personas iniciales, se ha pasado a unas 25 y cada verano se cocinan alrededor de 14 toneladas de pescado, que disfrutan más de 25.000 clientes.

No Comments

Post A Comment